Alianzas entre universidades y empresas

Cinco razones por las que las universidades colaboran con la industria

El objetivo principal de la mayoría de los estudiantes de cualquier universidad es obtener una educación; sin embargo, probablemente no sea menos importante el deseo de conseguir un buen trabajo tras la graduación. El objetivo principal de las empresas/empleadores es el beneficio en las empresas privadas o la eficiencia en el servicio público. A estos efectos, las universidades y las empresas tienen interés en que tanto sus objetivos primarios como los secundarios se cumplan de la mejor manera posible. Esto crea un incentivo para las asociaciones entre universidades y empresas.

Mientras que muchos artículos del Especial de este mes exploran cómo las universidades pueden colaborar con las empresas para mejorar la eficiencia en la prestación de servicios, este artículo explorará cómo las empresas pueden trabajar con las universidades para lograr este mismo fin. Mi objetivo es esbozar cómo las asociaciones de servicios pueden conducir a resultados positivos para el cliente (en este caso, la empresa) y el proveedor (en este caso, la universidad).

Centraré este debate en las empresas privadas y no en el gobierno, dado que los objetivos de la asociación son sólo ligeramente diferentes. Las asociaciones entre las universidades y las empresas se presentan en dos formas principales, que incluyen la investigación y la formación. Voy a desglosar cada una de estas asociaciones en sus pros y sus contras.

UNI.MINDS – El futuro de las asociaciones entre la industria y la universidad

En la última década se ha producido una explosión en el número de acuerdos de investigación entre empresas y universidades. Las empresas, que llevan tres décadas reduciendo su gasto en investigación inicial (básica y aplicada o traslacional), han recurrido cada vez más a las universidades para que desempeñen esa función, buscando el acceso a las mejores mentes científicas y de ingeniería en dominios específicos. Y ante el endurecimiento del apoyo gubernamental a la investigación académica y los llamamientos para que contribuyan más a sus economías locales, las universidades se han mostrado más receptivas. En lugar de proyectos puntuales, ambas partes están mucho más interesadas en forjar relaciones de colaboración a largo plazo.  Sin embargo, los problemas conocidos sobre la navegación de los acuerdos de no divulgación y la creación de un acuerdo maestro de investigación flexible pero constructivo que tenga en cuenta la posible aparición de la propiedad intelectual siguen siendo obstáculos. El remedio: Sustituir el modelo convencional tradicional por un modelo de relación que anule la necesidad de una negociación cada vez que se plantee otro proyecto de investigación.  Este modelo de cooperación duradera permite a las empresas asociarse con el mundo académico de una forma que les permite estar continuamente conectadas a la investigación en fase inicial y acelerar la traducción de esa investigación en nuevos productos que impulsen el crecimiento económico.

Colaboración entre la industria y la universidad

Desde 2012, el programa “University-Business-Partnerships” entre instituciones de educación superior y socios empresariales en Alemania y en los países en desarrollo ha apoyado programas de titulación orientados a la práctica y relevantes para el mercado laboral, que son vanguardistas y se adaptan al contexto local.

El programa “Universitiy-Business Partnership Programme” tiene como objetivo promover en particular esta transferencia de conocimientos entre las instituciones de educación superior y la industria para contribuir a la interconexión de las instituciones de educación superior y la industria y ampliar el diálogo. A medio plazo, el programa contribuye a que la enseñanza superior se adapte mejor a las exigencias y la evolución del mercado laboral. Se trata de promover la transferencia de conocimientos entre la universidad y la industria para que los titulados estén mejor capacitados para responder a las exigencias y tendencias del mercado laboral. En el marco de las asociaciones financiadas, se establecerán estructuras sostenibles de cooperación entre las instituciones participantes y los socios económicos.

Mapa de las asociaciones universitarias – Webinar 3

Las universidades también ven con buenos ojos sus asociaciones académico-industriales. Estas asociaciones les proporcionan fondos para la investigación académica, que son difíciles de conseguir cuando hay una falta de apoyo gubernamental.

El Centro Nacional de Universidades y Empresas (NCUB) informó de que en 2017 hubo casi 103.000 asociaciones corporativas entre universidades y empresas en toda Europa. Esta cifra ha aumentado sin duda en los últimos años.

Este rápido aumento de las relaciones entre la industria y la universidad puede indicar los enormes beneficios que una empresa puede obtener de una asociación con una universidad. Estas son las principales ventajas de firmar un memorando de entendimiento (MOU) con su universidad local.

La asociación con empresas y negocios permite a las universidades acceder a más recursos para financiar su investigación y diversificar sus áreas de investigación. También reciben comentarios y orientaciones de la industria sobre sus invenciones, lo que les ayuda a mejorar aún más.

Las asociaciones con la industria también permiten a las universidades exponer a sus estudiantes a puestos de trabajo en la industria en tiempo real. A la mayoría de los estudiantes que participan en proyectos de incubadoras se les suele ofrecer un puesto en la empresa tras su graduación, ya que han tenido tiempo de adaptarse a la cultura empresarial.