Antonio escohotado profesor universidad

Amnesia de la crema

Poco antes de cumplir los ochenta años, el filósofo Antonio Escohotado vino a Ibiza a morir. Lo hizo con la valiente elegancia de un humanista hedonista, con su mente privilegiada y absolutamente lúcida, con un corazón erótico y con la generosidad de compartir su mundo de sagrada libertad individual con los muchos curiosos que le visitaron como si fuera un santón.

El periodista Ricardo F. Colmenero lo explica todo en Los penúltimos días de Escohotado, un libro que recoge sus charlas durante nueve meses en Ibiza. El libro es luminoso, divertido y muy revolucionario frente a las secas patrañas de la dictadura del mínimo común denominador que quiere imponer la corrección política. Habla de los misterios dionisíacos, de los misterios eleusinos, de las ordalías argentinas (el filósofo casi se pelea con Maradona) de los políticos que intentan chupar del pueblo, calificados de carpeteros y arribistas, y de las invasiones suicidas de la Pandilla Salvaje de Peckinpah para liberar la Ruta de la Seda, buscando el conocimiento como camino a la felicidad… El sincero y valiente Escohotado nunca se tragó lo políticamente correcto, por supuesto, ni siquiera en tiempos de totalitarismo viral, diciendo: “La ganancia política de la epidemia es aumentar el control, que es la lógica interna del poder político. “

Pascal y ortega

Antonio Escohotado Espinosa (5 de julio de 1941 – 21 de noviembre de 2021) llamado comúnmente Antonio Escohotado fue un filósofo, jurista, ensayista[1] y profesor universitario español. La obra de su vida se centró principalmente en el derecho, la filosofía y la sociología, aunque se extendió a muchas otras disciplinas. Escohotado adquirió fama pública por sus investigaciones sobre las drogas y por sus conocidas posiciones antiprohibicionistas. Su joya de la corona, La historia general de las drogas, es el libro más completo que se ha escrito sobre las drogas, en cualquier idioma, en todo el mundo académico. El leitmotiv de su obra es, asimismo, una afirmación de la libertad como antídoto contra el miedo o las coacciones que empujan al ser humano hacia todo tipo de servidumbre.

Escohotado ha declarado en más de una ocasión “no tener más estímulo que la autoclarificación, ni más brújula que la de averiguar cómo nace y termina cada cosa”[2] Según él, su obra se ha desarrollado como un proceso de autoaprendizaje de la variedad de temas que aborda aplicando un método de análisis genealógico, un enfoque histórico que organiza cronológicamente la información y desconfía de las taxonomías.

Gasset

Allí comenzó a forjarse nuestra amistad, que desde ese momento no hizo más que crecer, abonarse y florecer, hasta que llegó el momento de producir una variedad con su elección de gusto, sabor, olor y embriaguez. Así nació Cum Laude.

Tras este primer encuentro, nos vimos como jurado en varias copas, entre ellas la Copa Djamba en Ibiza, donde se enamoró de nuestra variedad Claustrum sativa y empezamos a trabajar en su variedad.

Tuvimos varias reuniones en su casa para catar sativas, que era lo que más le gustaba. De esas reuniones con maravillosas conversaciones de historias y anécdotas, se creó Cum Laude, su variedad, a su gusto, a su manera de sentir y disfrutar.

Será imposible no recordar cada día al maestro, Escohota, como le gustaba que le llamaran y así lo hacían sus contactos más cercanos. Cambió la forma de pensar de varias generaciones, hizo que muchos se iniciaran en la lectura con su maravillosa obra, que es extensa e impresionante.

Destacar la Historia General de las Drogas, un escrito increíble que deja todo en su sitio y en sus propias palabras “la ilustración farmacológica, que plantea este campo como un objeto más del conocimiento, donde se concentra la quintaesencia del peligro en la ignorancia” .

Filosofía española

Antonio Escohotado Espinosa (5 de julio de 1941 – 21 de noviembre de 2021), comúnmente llamado Antonio Escohotado, fue un filósofo, jurista, ensayista[1] y profesor universitario español. La obra de su vida se centró principalmente en el derecho, la filosofía y la sociología, aunque se extendió a muchas otras disciplinas. Escohotado adquirió fama pública por sus investigaciones sobre las drogas y por sus conocidas posiciones antiprohibicionistas. Su joya de la corona, La historia general de las drogas, es el libro más completo que se ha escrito sobre las drogas, en cualquier idioma, en todo el ámbito académico. El leitmotiv de su obra es, asimismo, una afirmación de la libertad como antídoto contra el miedo o las coacciones que empujan al ser humano hacia todo tipo de servidumbre.

Escohotado ha declarado en más de una ocasión “no tener más estímulo que la autoclarificación, ni más brújula que la de averiguar cómo nace y termina cada cosa”[2] Según él, su obra se ha desarrollado como un proceso de autoaprendizaje de la variedad de temas que aborda aplicando un método de análisis genealógico, un enfoque histórico que organiza cronológicamente la información y desconfía de las taxonomías.