Arancel derecho universidad de chile

Horno metalúrgico

En un horno de gas, (el tipo más común de horno utilizado en los hogares) el gas natural se enciende en el quemador y las llamas calientan el intercambiador de calor. El intercambiador de calor calienta el aire entrante y un ventilador o manipulador de aire envía el aire caliente a toda la casa.

Hay dos tipos principales de hornos residenciales: de gas y de aceite. La mayoría de los hogares de hoy en día tienen hornos de gas, pero algunos siguen utilizando hornos de aceite. Aunque ambos calientan su casa, hay algunas diferencias que hay que tener en cuenta.

Un horno es una máquina complicada, pero si se instala y mantiene correctamente, funcionará sin problemas durante años. A continuación le ofrecemos algunos consejos que debe tener en cuenta para sacar el máximo partido a su horno. Para obtener una lista completa de consejos de mantenimiento y el calendario de servicio, visite nuestra página de mantenimiento de hornos.

La duración de una caldera depende de muchos factores, como la forma en que se instaló y el uso y mantenimiento que se le dé. Sin embargo, aquí hay algunas cosas a tener en cuenta para ayudarle a decidir si debe reparar su horno o reemplazarlo. Consulte nuestra herramienta interactiva de reparación o sustitución para obtener una recomendación instantánea sobre su sistema.

Horno de gas

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Horno» calefacción central – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (julio de 2007) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero carece de las correspondientes citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Abril de 2014) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Un horno (inglés americano), denominado calentador o caldera en inglés británico, es un aparato utilizado para generar calor para todo o parte de un edificio. Los hornos se utilizan sobre todo como componente principal de un sistema de calefacción central [aclaración necesaria] Los hornos se instalan de forma permanente para proporcionar calor a un espacio interior mediante el movimiento de un fluido intermedio, que puede ser aire, vapor o agua caliente. Los aparatos de calefacción que utilizan vapor o agua caliente como fluido se denominan normalmente calderas de vapor residenciales o calderas de agua caliente residenciales. La fuente de combustible más común para las calderas modernas en Norteamérica y en gran parte de Europa es el gas natural; otras fuentes de combustible comunes son el GLP (gas licuado de petróleo), el fuel, la madera y, en raros casos, el carbón. En algunas zonas se utiliza la calefacción por resistencia eléctrica, especialmente cuando el coste de la electricidad es bajo o el objetivo principal es el aire acondicionado. Los hornos modernos de alta eficiencia pueden tener una eficiencia de hasta el 98% y funcionan sin chimenea, mientras que un horno de gas típico tiene una eficiencia de aproximadamente el 80%[1] Los gases residuales y el calor se ventilan mecánicamente a través de tubos de combustión metálicos o de tubos de cloruro de polivinilo (PVC) que pueden ventilarse a través del lateral o del techo de la estructura. La eficiencia del combustible en un horno de gas se mide en AFUE (Annual Fuel Utilization Efficiency).

Procedimiento de puesta en marcha del horno

En medio de este gélido invierno, es posible que te preguntes qué dispositivo hace que tu salón mantenga esa agradable temperatura de 72 grados. La mayoría de los hogares están equipados con un sistema de calefacción central, aunque las partes que componen ese sistema de calefacción pueden ser un poco confusas. ¿Qué es mi sistema de calefacción y cómo funciona?

Las unidades de calefacción central suelen tener una ubicación para el dispositivo de calefacción, ya sea en una sala de máquinas o en el ático o el sótano, donde se crea el calor y se distribuye por todo el edificio. Son bastante comunes en la mayoría de las casas, complejos de apartamentos y edificios comerciales. Los sistemas modernos de calefacción central son lo suficientemente eficientes como para no requerir calentadores adicionales localizados o de espacio que desperdician energía.

Un sistema de calefacción central utiliza alguna forma de combustión o liberación de energía, ya sea de un horno o de una combinación de horno y caldera. ¿Qué son los hornos y las calderas? Esencialmente, un horno o una caldera es el mecanismo que produce el calor que su sistema de calefacción central distribuirá para mantener su hogar caliente. Un sistema de calefacción central sin un horno y/o una caldera no sería en absoluto un sistema de calefacción.

Diagrama del funcionamiento de un horno

Es importante que usted se sienta seguro cuando nuestros técnicos llegan a su casa. Hemos implementado mayores rutinas de higiene, incluyendo el lavado de manos y la desinfección antes y después de cada visita al cliente.

A medida que nos adentramos en el invierno, es una buena idea aprender una o dos cosas sobre la máquina que nos proporcionará calor y comodidad a lo largo de los fríos días de invierno, probablemente un horno de gas. Cuanto más conozca el funcionamiento de una caldera, mejor podrá solucionar el problema si algo va mal. Y dado que la calefacción representa aproximadamente el 45% de las facturas de energía que pagan los propietarios de viviendas en EE.UU., no es de extrañar que la gente quiera saber más sobre su funcionamiento (DOE de EE.UU.).

Para que quede claro, es posible que tengas un sistema de calefacción diferente, como una caldera, una bomba de calor o una calefacción solar activa. Si tu sistema de calefacción calienta agua y tienes radiadores, tienes una caldera. Una bomba de calor es básicamente un aire acondicionado que funciona a la inversa. Tenga en cuenta que muchos hogares tienen un sistema de calefacción híbrido, que combina la eficiencia energética de las bombas de calor para el clima suave con la potente capacidad de calentamiento de los hornos durante las temperaturas más extremas.