Argumentos de que dios creo el universo

Un científico demuestra que Dios creó el mundo.

Esta es una cuestión que ha sido ampliamente debatida durante años y, a medida que se producen avances científicos, también se producen nuevos debates. Para que algo sea razonable, debe tener pruebas que respalden la afirmación. Cuando se trata de la existencia de Dios, muchos buscan pruebas para apoyar su argumento. Sin embargo, las personas religiosas, como los cristianos, también dirían que creer en algo también requiere fe. Hay diferentes tipos de verdad, que dependen de la fe. (Lea más sobre esto aquí. )

La creencia fundamental de los cristianos es que Dios debe existir porque el Universo existe y él es el Creador de todo. Para ellos, Dios se revela de diferentes maneras. A veces puede ser comunicándose directamente con las personas, por ejemplo, dando los Diez Mandamientos a Moisés. Los que creen que Jesús fue una encarnación de Dios, también creen que esto fue Dios revelándose a la humanidad. Hay muchos tipos diferentes de revalorización que Dios ha utilizado para mostrarse a la humanidad. Los cristianos creen que esto, por lo tanto, es una prueba de que Dios existe y creó el Universo, porque hay evidencia de él en la Biblia, la Historia y en el mundo que nos rodea.

Stephen Meyer sobre el diseño inteligente y el retorno de la

Varios libros y artículos recientes quieren hacernos creer que -de alguna manera- la ciencia ha refutado la existencia de Dios. Sus autores afirman que sabemos tanto sobre el funcionamiento del universo que Dios es simplemente innecesario: podemos explicar todo el funcionamiento del universo sin necesidad de un Creador. Y, efectivamente, la ciencia nos ha aportado una inmensa cantidad de conocimientos. La suma total del conocimiento humano se duplica aproximadamente cada dos años o menos. En física y cosmología, ahora podemos afirmar que sabemos lo que ocurrió en nuestro universo tan pronto como una pequeña fracción de segundo después del Big Bang, algo que puede parecer asombroso. En química, comprendemos las reacciones más complicadas entre átomos y moléculas, y en biología sabemos cómo funciona la célula viva y hemos trazado todo nuestro genoma. Pero, ¿acaso esta vasta base de conocimientos refuta la existencia de algún tipo de fuerza exterior preexistente que haya puesto en marcha nuestro universo?

Los ateos científicos se han esforzado por explicar este inquietante misterio sugiriendo la existencia de un multiverso, un conjunto infinito de universos, cada uno con sus propios parámetros. En algunos universos, las condiciones no son las adecuadas para la vida; sin embargo, por el gran tamaño de este supuesto multiverso, debe haber un universo en el que todo sea correcto. Pero si se necesita un inmenso poder de la naturaleza para crear un universo, ¿cuánto más poderoso tendría que ser esa fuerza para crear infinitos universos? Así que el multiverso puramente hipotético no resuelve el problema de Dios. El increíble ajuste del universo presenta el argumento más poderoso para la existencia de una entidad creativa inmanente que bien podríamos llamar Dios. A falta de pruebas científicas convincentes de lo contrario, ese poder puede ser necesario para forzar que todos los parámetros que necesitamos para nuestra existencia -cosmológicos, físicos, químicos, biológicos y cognitivos- sean los que son. La ciencia y la religión son dos caras del mismo y profundo impulso humano de entender el mundo, de conocer nuestro lugar en él y de maravillarnos ante la maravilla de la vida y el cosmos infinito que nos rodea. Mantengámoslas así, y no dejemos que una intente usurpar el papel de la otra.

Demostrar que Dios existe

casi la velocidad de la luz hoy en día, así que si eso ha estado sucediendo desde el Big Bang, es fácil ver por qué el universo es ahora tan enorme. Algunos de los átomos dispersos acabaron convirtiéndose en carne y huesos humanos, nuestros cuerpos.

Si ciertas propiedades físicas fueran mínimamente diferentes, incluso en una proporción de uno en diez a la potencia de sesenta, no estaríamos aquí. Esta es la precisión necesaria para dar a un blanco de un centímetro cuadrado en el otro lado del universo observable. Las constantes físicas y las leyes de la naturaleza, como la cama de Baby Bear y

se identifican con la propia teoría biológica. Sin embargo, los intentos de extraer ideas filosóficas, como el progreso moral, de la teoría evolutiva no pueden justificarse. La biología nos dice lo que es, no lo que debería ser. Igualmente, la presencia de procesos fortuitos en la evolución no prescinde del plan divino y

En el principio, Dios: ¿De dónde vino el Universo?

La respuesta sincera es que no podemos saberlo con certeza. No podemos demostrar la existencia de Dios, pero hay muchas razones por las que la creencia en Dios es razonable. La primera es que nada de lo que la ciencia ha descubierto explica la existencia del universo. Sin embargo, el universo tiene una belleza y un orden que sugieren que hay una mente racional detrás de todo ello. Al igual que la existencia de un ordenador demuestra que hay alguien que lo inventó, el mundo, en toda su hermosa complejidad, apunta a la existencia de un Creador, Dios.

Una segunda razón es que en el corazón del hombre existe la capacidad de amar y el deseo de ser amado. Los cristianos señalan eso y dicen que indica que hay un poder de amor en el mundo, que muchos llaman Dios.

Otra razón es que en todas las partes del mundo actual y a lo largo de la historia, los hombres y las mujeres siempre han creído y adorado a Dios. Algunas personas han dicho que en cada persona hay un «agujero en forma de Dios» que sólo Dios puede llenar. La existencia de ese deseo de rezar y de creer y hablar con Dios es un argumento de la existencia de Dios. Hay muchas más razones por las que la gente cree en Dios. ¿Te has preguntado alguna vez si Dios es real para ti?