Astro más alejado del universo

Galaxia Hubble

Pero esta luminosa estrella azul hace tiempo que desapareció, tan masiva que casi con toda seguridad explotó en pedazos apenas unos millones de años después de emerger. Su rápida desaparición hace aún más increíble que un equipo internacional la descubriera gracias a las observaciones del telescopio espacial Hubble. La luz emitida por estrellas lejanas tarda eones en llegar hasta nosotros.

“Estamos viendo la estrella tal y como era hace unos 12.800 millones de años, lo que la sitúa unos 900 millones de años después del Big Bang”, explica el astrónomo Brian Welch, estudiante de doctorado de la Universidad Johns Hopkins y autor principal del estudio que publica este miércoles la revista Nature.

En ambos casos, los astrónomos utilizaron una técnica conocida como lente gravitacional para ampliar la minúscula luz estelar. La gravedad de los cúmulos de galaxias más cercanos a nosotros -en primer plano- sirve de lente para magnificar los objetos más pequeños del fondo. Si no fuera por eso, Ícaro y Earendel no habrían sido perceptibles dadas sus enormes distancias.

“Pero aquí, la naturaleza nos ha dado esta estrella -muy, muy magnificada, aumentada por factores de miles- para que podamos estudiarla”, dijo la astrofísica de la NASA Jane Rigby, que participó en el estudio. “Es realmente un regalo del universo”.

La estrella más joven del universo

Anteriormente, fue reportera científica en una publicación emergente llamada The Academic Times y, antes de eso, fue investigadora de inmunología en el Weill Cornell Medical Center de Nueva York. Se licenció en Filosofía, Física y Química por la Universidad de Nueva York en 2018.

Earendel (indicado con una flecha) está posicionado a lo largo de una ondulación en el espacio-tiempo que le da un aumento extremo, lo que le permite emerger a la vista de su galaxia anfitriona, que aparece como una mancha roja a través del cielo.

Pero quizás lo más asombroso de este descubrimiento es que todos los cúmulos de galaxias en el camino hacia Earendel se orientaron de tal manera que deformaron la luz de la estrella única y la hicieron sobresalir en el Arco del Amanecer.  El telescopio James Webb de la NASA estudiará EarendelMirando hacia el futuro, Earendel es el objeto perfecto para el telescopio espacial James Webb de la NASA, que se lanzó a finales del año pasado y es el espectacular proyecto de la agencia para obtener imágenes del cosmos tal y como era justo después del Big Bang. La máquina está dotada de un conjunto de herramientas altamente especializadas capaces de detectar fotones a años luz de distancia, escanear en busca de posible vida extraterrestre en el espacio profundo, dilucidar los orígenes de los agujeros negros y, en lo que concierne a Earendel, examinar estrellas extremadamente antiguas con un detalle sin precedentes.  “Con James Webb, podremos confirmar que Earendel es efectivamente una sola estrella y, al mismo tiempo, cuantificar de qué tipo de estrella se trata”, declaró en un comunicado Sune Toft, líder del Cosmic Dawn Center y profesora del Instituto Niels Bohr. Toft participó en el estudio de Earendel.El telescopio espacial James Webb en una representación artística.

Estrella más lejana

La estrella, albergada en una galaxia espiral muy lejana, está tan lejos que su luz ha tardado nueve mil millones de años en llegar a la Tierra. Se nos aparece tal y como era cuando el universo tenía aproximadamente el 30% de su edad actual.

“Se pueden ver galaxias individuales ahí fuera, pero esta estrella está al menos 100 veces más lejos que la siguiente estrella individual que podemos estudiar, exceptuando las explosiones de supernova”, explica Kelly, que no está en la Universidad de Minnesota (EE.UU.).

El equipo, formado por José Diego, del Instituto de Física de Cantabria (España), y Steven Rodney, de la Universidad de Carolina del Sur (EE.UU.), bautizó a la estrella con el nombre de Ícaro, en honor al personaje mitológico griego que voló demasiado cerca del Sol con alas de plumas y cera que se derritieron. Su nombre oficial es MACS J1149+2223 Lensed Star 1.

Los modelos sugieren que el tremendo brillo se debió probablemente a la amplificación gravitatoria de una estrella, de masa similar a la del Sol, en el cúmulo de galaxias del primer plano cuando la estrella se movió delante de Ícaro.

Al sondear lo que flota en el cúmulo en primer plano, los científicos pudieron probar una teoría según la cual la materia oscura podría estar formada principalmente por un enorme número de agujeros negros primordiales formados en el nacimiento del universo con masas decenas de veces mayores que la del Sol.

Estrellas de la Nasa

El telescopio espacial James Webb (JWST) ha tomado una nueva imagen de la estrella individual más distante jamás vista, a casi 28.000 millones de años luz de distancia. A distancias tan enormes, normalmente sólo podemos distinguir galaxias enteras, pero una afortunada coincidencia ha permitido a los investigadores divisar esta estrella, llamada Earendel, con el telescopio espacial Hubble y observarla de nuevo con el JWST el 30 de julio.

Earendel -que significa “estrella de la mañana” o “luz naciente”- reside en una galaxia llamada Arco del Amanecer. Se llama así porque su luz ha sido estirada en una larga curva por la gravedad de un cúmulo de galaxias más cercano a la Tierra en un proceso llamado lente gravitacional. Este proceso también amplió la galaxia en un factor de más de 1000, permitiendo a los astrónomos confirmar con JWST que Earendel es una estrella individual y no un cúmulo de cientos.

Podemos ver Earendel porque está perfectamente alineada con el cúmulo de galaxias para proporcionar el máximo aumento posible. “Es una alineación realmente afortunada”, afirma Dan Coe, del Space Telescope Science Institute de Maryland, que forma parte del equipo que ha realizado las nuevas mediciones. “Nadie ha visto nunca una estrella tan magnificada, por no hablar de una galaxia”. Earendel está a más de 10.000 millones de años luz de distancia de la siguiente estrella más lejana que han visto los astrónomos.