Big bang la creacion del universo

El Big Bang

El big bang es la forma en que los astrónomos explican el comienzo del universo. Se trata de la idea de que el universo comenzó como un solo punto, y que luego se expandió y estiró hasta alcanzar el tamaño que tiene ahora, ¡y aún se está estirando!

Las primeras estrellas crearon átomos y grupos de átomos más grandes. Eso hizo que nacieran más estrellas. Al mismo tiempo, las galaxias chocaban y se agrupaban. Mientras nacían y morían nuevas estrellas, se formaron cosas como asteroides, cometas, planetas y agujeros negros.

Así es más o menos como empezó el universo. Como se hizo tan grande y dio lugar a cosas tan grandes, algunos lo llaman el “Big Bang”. Pero tal vez un nombre mejor sería el “Estiramiento de todas partes”. ¿Qué opinas?

El origen del universo

En 1929, el astrónomo estadounidense Edwin Hubble descubrió que las distancias a las galaxias lejanas eran proporcionales a sus corrimientos al rojo. El desplazamiento al rojo se produce cuando una fuente de luz se aleja de su observador: la longitud de onda aparente de la luz se estira por efecto Doppler hacia la parte roja del espectro. La observación de Hubble implicaba que las galaxias lejanas se alejaban de nosotros, ya que las más lejanas tenían las velocidades aparentes más rápidas. Si las galaxias se alejan de nosotros, razonó Hubble, en algún momento del pasado debieron estar agrupadas.

En los primeros momentos después del Big Bang, el universo era extremadamente caliente y denso. A medida que el universo se fue enfriando, se dieron las condiciones idóneas para dar lugar a los bloques de construcción de la materia: los quarks y los electrones de los que estamos hechos. Unas millonésimas de segundo después, los quarks se agregaron para producir protones y neutrones. En pocos minutos, estos protones y neutrones se combinaron en núcleos. A medida que el universo seguía expandiéndose y enfriándose, las cosas empezaron a suceder más lentamente. Los electrones tardaron 380.000 años en quedar atrapados en órbitas alrededor de los núcleos, formando los primeros átomos. Éstos eran principalmente helio e hidrógeno, que siguen siendo, con mucho, los elementos más abundantes del universo. Las observaciones actuales sugieren que las primeras estrellas se formaron a partir de nubes de gas unos 150-200 millones de años después del Big Bang. Desde entonces, los átomos más pesados, como el carbono, el oxígeno y el hierro, se producen continuamente en el corazón de las estrellas y se catapultan por todo el universo en espectaculares explosiones estelares llamadas supernovas.

Qué causó el big bang

Línea de tiempo de la expansión métrica del espacio, donde el espacio, incluidas las hipotéticas porciones no observables del universo, está representado en cada momento por las secciones circulares. A la izquierda, la expansión dramática se produce en la época inflacionaria; y en el centro, la expansión se acelera (concepto de artista; no a escala).

La teoría del Big Bang describe cómo se expandió el universo a partir de un estado inicial de alta densidad y temperatura[1]. Es el modelo cosmológico predominante que explica la evolución del universo observable desde los primeros periodos conocidos hasta su posterior forma a gran escala[2][3][4] El modelo ofrece una explicación completa para una amplia gama de fenómenos observados, como la abundancia de elementos ligeros, la radiación de fondo cósmico de microondas (CMB) y la estructura a gran escala.

Tras su expansión inicial, un acontecimiento que por sí mismo suele denominarse “el Big Bang”, el universo se enfrió lo suficiente como para permitir la formación de partículas subatómicas y, posteriormente, de átomos. Las gigantescas nubes de estos elementos primordiales -principalmente hidrógeno, con algo de helio y litio- se unieron posteriormente gracias a la gravedad, formando las primeras estrellas y galaxias, cuyos descendientes son visibles hoy en día. Además de estos materiales de construcción primordiales, los astrónomos observan los efectos gravitatorios de una materia oscura desconocida que rodea a las galaxias. La mayor parte del potencial gravitatorio del universo parece tener esta forma, y la teoría del Big Bang y diversas observaciones indican que este exceso de potencial gravitatorio no es creado por la materia bariónica, como los átomos normales. Las mediciones de los desplazamientos al rojo de las supernovas indican que la expansión del universo se está acelerando, una observación que se atribuye a la existencia de la energía oscura[7].

Después del Big Bang

Una palabra es un sonido. Ahora mismo, si yo digo “sí”, tú le das un significado determinado porque conoces la lengua inglesa. Si no conocieras la lengua inglesa, por lo que a ti respecta, sólo estoy emitiendo un sonido. Si hablo en un idioma que no conoces, naturalmente pensarías que estoy haciendo algunos sonidos locos. No sabrías si realmente estoy hablando un idioma o inventando alguna tontería. Así que la palabra es sólo un sonido.

En ese contexto se dice que la palabra es Dios, porque cualquiera que haya observado la existencia de cerca puede ver que lo que se llama creación y lo que se llama creador no pueden separarse. Si lo separas, la creación dejará de existir. Este proceso de creación no puede continuar ni siquiera por un momento a menos que esté constantemente apoyado por la fuente de la creación, porque la creación no es algo hecho, es un proceso continuo. Sin la participación de la fuente de la creación, ¿cómo podría la creación ser un proceso continuo? Está constantemente involucrada. No se puede separar. Es por esto que se dijo: “Primero hubo una palabra”. Eso significa que cuando la creación comenzó a manifestarse desde lo inmanifestado, lo primero que ocurrió fue el sonido. Incluso los científicos están de acuerdo en que fue un big bang. Un bang significa un sonido.