Bircham international university fake

Lista de falsas universidades en línea

La reputación profesional de una persona depende en gran medida de sus logros y su competencia. También depende de los conocimientos técnicos adquiridos a través de una buena formación, que finalmente está representada por el diploma correspondiente. No hay que olvidar que una empresa contrata habilidades para resolver problemas y no sólo un título.Para la mayoría de las empresas, completar un programa universitario a distancia es tan válido como asistir a clases en un campus universitario formal. De hecho, completar un programa universitario a distancia demuestra un nivel indiscutible de fuerza de voluntad, responsabilidad, motivación y organización personal. Estas habilidades son muy apreciadas en el lugar de trabajo y explican por qué los ejecutivos de Recursos Humanos estiman a los empleados que obtienen títulos a distancia. Más información…

BIU cuenta con una acreditación intergubernamental, y cumple con los estándares internacionales de las “Prácticas de Acreditación Generalmente Aceptadas” (GAAP) de Estados Unidos, los “Marcos de Cualificaciones de Educación Superior” (FHEQ) del Reino Unido, el “Marco Europeo de Cualificaciones” (EQF) de la UE, el “Sistema Europeo de Transferencia y Acumulación de Créditos” (ECTS), las “Directrices para la Educación Superior Transfronteriza” de la ONU, y el “Reconocimiento de Cualificaciones de Educación Superior” de la ONU (Artículos 36-37). Más información…

¿Es la Universidad Internacional de Bircham una fábrica de diplomas?

Bircham International University es una institución privada, no acreditada[1][2] de educación superior a distancia. Está registrada en España y Delaware, y anteriormente operaba desde las Bahamas[3].

Entre las fuentes que catalogan explícitamente a Bircham como “no acreditada” se encuentran el Departamento de Educación de Maine y la Junta Coordinadora de Educación Superior de Texas, que afirman que Bircham “no tiene autoridad para otorgar títulos desde España (evaluación de la Asociación Americana de Registradores y Oficiales de Admisión Colegiados [AACRAO])”[11][12] La Oficina de Autorización de Títulos de Oregón considera que BIU es un proveedor de títulos extranjeros no acreditado[1].

En julio de 2007, la Secretaría de Educación Pública (SEP) de México emitió un aviso[16] indicando que los títulos que carezcan de RVOE (Reconocimiento Oficial del Gobierno Mexicano) no serán convalidados por la SEP. Los títulos en línea o a distancia emitidos por instituciones extranjeras como la Universidad de Bircham no serán reconocidos por la SEP.

En 2013, el activista del fraude en la salud Stephen Barrett realizó una revisión en la que concluyó: “BIU ofrece lo que equivale a la lectura supervisada de libros de texto, además de credenciales que sugieren que los portadores tienen una educación formal y experiencia considerablemente mayor de la que realmente tienen. Los requisitos para sus títulos son mucho menores que los de las universidades acreditadas por agencias reconocidas por la CHEA. La mayoría de las enseñanzas de BIU son sencillas, pero algunas promueven conceptos y prácticas pseudocientíficas. Ninguno de sus programas relacionados con la salud proporciona por sí mismo una base adecuada para la práctica clínica”[19][4].

Acreditación de la universidad internacional de Bircham

Una reciente operación encubierta llevada a cabo por funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha dejado a cientos de estudiantes, varios de ellos procedentes de la India, sin saber qué les depara el futuro. Los funcionarios habían creado una universidad falsa para atraer a estudiantes que querían quedarse en el país después de que sus visados hubieran expirado como parte de un plan de “pago por estancia”. El sitio web y las páginas de las redes sociales de la Universidad de Farmington habían sido creados por los funcionarios y habían sido elaborados para atraer a los estudiantes y a los reclutadores que traían a los estudiantes que sobrepasaban sus visados. Teniendo en cuenta esto, ¿cómo puede uno asegurarse de que la universidad en la que ha conseguido una plaza es legítima? ¿Qué pasos hay que dar para comprobar la acreditación de la universidad?

Lo primero que deben tener en cuenta los estudiantes es estar atentos a las universidades menos conocidas que presumen de acreditación y suenan “demasiado buenas para ser verdad”. La mayoría de las universidades sólo requieren una acreditación oficial regional o nacional para poder ofrecer a los estudiantes becas y ayudas económicas del gobierno. Además, si una universidad ofrece titulaciones que pueden completarse en un corto periodo de tiempo, hay que investigar más sobre la misma. Por otra parte, si la universidad ofrece títulos que pueden obtenerse únicamente a través de la experiencia laboral sin necesidad de tomar ninguna clase, eso es definitivamente una “bandera roja”.

Falsificación de la universidad

Esta es una lista de colegios, seminarios y universidades que no tienen acreditación educativa. En muchos países, la acreditación se define como una designación gubernamental. Sin embargo, muchas universidades no acreditadas se han extendido por todo el mundo.

Las instituciones que aparecen en esta lista son las que han concedido títulos académicos postsecundarios o han anunciado la concesión de dichos títulos, pero que figuran como no acreditadas por una fuente fiable. Una institución puede no mantener la acreditación por una de varias razones. Una institución nueva puede no haber conseguido aún la acreditación, mientras que una institución establecida desde hace tiempo puede haber perdido la acreditación debido a dificultades financieras u otros factores. Algunas instituciones no acreditadas son fábricas de diplomas fraudulentas[3] Otras instituciones (por ejemplo, algunos colegios bíblicos y seminarios) deciden no participar en el proceso de acreditación porque lo consideran una violación de su libertad religiosa, académica o política[4] Algunas jurisdicciones gubernamentales eximen a las instituciones religiosas de la acreditación o de otras formas de supervisión gubernamental[5] Otras instituciones no están obligadas a tener acreditación.